Make your own free website on Tripod.com
Mission Vida Nueva

SANGRE Y MUERTE

SANGRE :Hno.,  Amigo, no confunda el bautismo de Jesús con su Muerte y sangre derramada; recuerde Usted, que Jesús vino por agua (su bautismo) y por sangre ( su muerte)  1 Juan 5: 1 al 12

 EN SU BAUTISMO: Jesús recibe de Juan el Bautista los pecados del mundo en el rió Jordán. Lucas 3:21

 CON SU SANGRE Y MUERTE : pago por esos pecados que había recibido de Juan. Isaías 53:12

 Debe saber que  no hay remisión de pecados sin derramamiento de sangre Éxodo 30:10, Levítico 17:11,Hebreos 9:22 , Jesús a la manera de los chivos expiatorios tuvo que derramar su Sangre para salvación del pecado,  Hebreos 9: 11 al 14 , pero a diferencia de ellos el sacrificio de Jesús si salva y fue realizado por una sola vez y para siempre

 Antiguamente se derramaba la sangre del animal en el atrio del templo y la persona quedaba perdonada de su pecado. así cuando muere Jesús, su sangre derramada cubrió el valor de nuestro pecado, el cual había recibido de parte de Juan el Bautista en el río Jordán

 

SU MUERTE : Marcos 15:21

 21 Y obligaron a uno que pasaba, Simón de Cirene, padre de Alejandro y de Rufo, que venía del campo, a que le llevase la cruz. 22 Y le llevaron a un lugar llamado Gólgota, que traducido es: Lugar de la Calavera. 23 Y le dieron a beber vino mezclado con mirra; mas él no lo tomó. 24 Cuando le hubieron crucificado, repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes sobre ellos para ver qué se llevaría cada uno. 25 Era la hora tercera cuando le crucificaron. 26 Y el título escrito de su causa era: EL REY DE LOS JUDÍOS. 27 Crucificaron también con él a dos ladrones, uno a su derecha, y el otro a su izquierda. 28 Y se cumplió la Escritura que dice: Y fue contado con los inicuos. 29 Y los que pasaban le injuriaban, meneando la cabeza y diciendo: Bah! tú que derribas el templo de Dios, y en tres días lo reedificas, 30 sálvate a ti mismo, y desciende de la cruz. 31 De esta manera también los principales sacerdotes, escarneciendo, se decían unos a otros, con los escribas: A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar. 32 El Cristo, Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, para que veamos y creamos. También los que estaban crucificados con él le injuriaban. 33 Cuando vino la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta a hora novena. 34 Y a la hora novena Jesús clamó a gran voz, diciendo: Eloi, Eloi, ¿lama sabactani? que traducido es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? 35 Y algunos de los que estaban allí decían, al oírlo: Mirad, llama a Elías. 36 Y corrió uno, y empapando una esponja en vinagre, y poniéndola en una caña, le dio a beber, diciendo: Dejad, veamos si viene Elías a bajarle. 37 Mas Jesús, dando una gran voz, expiró. 38 Entonces el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. 39 Y el centurión que estaba frente a él, viendo que después de clamar había expirado así, dijo: Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios. 40 También había algunas mujeres mirando de lejos, entre las cuales estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo el menor y de José, y Salomé, 41 quienes, cuando él estaba en Galilea, le seguían y le servían; y otras muchas que habían subido con él a Jerusalén.

REGRESAR AL INDICE