Make your own free website on Tripod.com
Mission Vida Nueva

 

14-Los Seudos y Herejes dentro de la Cristiandad N° 1  (01-09-05) PAÚL JONG

< Isaías 28:13-14 >“La palabra, pues, de Jehová les será mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; hasta que vayan y caigan de espaldas, y sean quebrantados, enlazados y presos. Por tanto, varones burladores que gobernáis a este pueblo que está en Jerusalén, oíd la palabra de Jehová.”

 LA HEREJÍA BÍBLICA

¿Cómo define la Biblia la palabra "hereje?" 

La Biblia define al hereje, como aquél que tiene pecado en su corazón no obstante, de creer en Jesús. 

Hay muchos seudo periodistas en estos días, sobre todo en los países en vías de desarrollo. Ellos aunque pretenden ser periodistas, mas bien acostumbran arrancar el dinero de sus víctimas, amenazando con exponer algo que sus víctimas hayan hecho. Seudo, significa algo que parece genuino pero que en realidad no lo es. En otros términos, se refiere a algo que por fuera es completamente diferente lo que es por dentro.

Las palabras “hereje” y “seudo” se usan bastante a menudo, sobre todo en las iglesias cristianas.

 Pero hay pocas definiciones claras de lo que es un hereje y lo que es ser llamado “seudo,” no hay muchos que enseñan estos conceptos en estricto acuerdo con la Biblia.

 Bajo estas circunstancias, yo siento en el límite del deber para describir lo que la Biblia define “herejía” y verter alguna luz en el asunto. También quiero señalar algunos ejemplos de herejía en la vida real y que esto nos haga pensar juntos sobre ello. Cualquiera que cree en Dios tiene que pensar por lo menos una vez sobre la herejía en sus vidas.

 Tito 3:10-11 define a un hereje como una persona que causa división, que es pervertida y pecadora, condenándose a sí misma. Un hereje es alguien que se condena a sí mismo como un pecador. Por consiguiente ésos que creen en Jesús pero tienen el pecado en sus corazones son herejes ante Dios.

 Jesús quitó todos los pecados a través de Su bautismo. Pero los herejes se niegan a creer en el verdadero evangelio que trae la salvación a los pecadores y así se condena para unirse a la línea de los pecadores.

 ¿Eres tú un hereje? Nosotros tenemos que pensar sobre esto si queremos vivir una vida llena de fe.

 ¿No estás Tú condenándote como un pecador aunque creas en Jesús si es que Tú no has oído del evangelio del agua y el Espíritu todavía? Si Tú te consideras un pecador, entonces Tú estás haciendo un perjuicio a Jesús despreciando Su salvación perfecta y el evangelio del agua y el Espíritu.

 Llamarse a sí mismo pecador ante Dios es admitir que uno no es hijo de Dios. Aquéllos que confiesan a Jesús, “Señor, yo soy un pecador,” tienen que reconsiderar su propia fe.

 ¿Cómo puedes creer en Jesús y seguir clamando ser un pecador cuándo Jesús quitó todos los pecados del mundo y te salvó perfectamente de la condenación eterna? ¿Cómo puedes negar Su regalo de salvación, definirte a ti mismo como un pecador cuándo Jesús quitó todos tus pecados a través de Su bautismo y por ellos fue juzgado en la Cruz?

 Tales personas son herejes porque ellos voluntariamente son pecadores apartándose de la palabra de Dios. Tú tienes que conocer el evangelio del agua y el Espíritu para evitar cometer herejía delante de Dios.

 Cualquiera que cree en Jesús pero que no nace de nuevo es un hereje porque todavía tiene el pecado en su corazón.

 Porque Dios quitó todos los pecados del mundo que incluyen los nuestros, nosotros somos herejes ante Dios si ignoramos esta bendición de salvación. Porque Dios es santo, nosotros somos herejes si tenemos pecado en nuestros corazones. Si nosotros realmente queremos llegar a ser justos, nosotros tenemos que creer en el evangelio del bautismo de Jesús y Su sangre en la Cruz.

 EL ORIGEN DE LA HEREJÍA EN LA BIBLIA

 ¿Cuál es la cualidad más importante para un sacerdote?  Que él tiene que nacer de nuevo. 

Veamos 1 Reyes 12:25-26. “Entonces reedificó Jeroboam a Siquem en el monte de Efraín, y habitó en ella; y saliendo de allí, reedificó a Penuel. 26Y dijo Jeroboam en su corazón: Ahora se volverá el reino a la casa de David.’” Jeroboam era uno de los subordinados de Salomón. Cuando Salomón se corrompió en sus últimos años, Jeroboam se rebeló contra el rey, y después él se volvió el rey de las diez tribus de Israel por el tiempo de Roboam, el hijo de Salomón.

 La primera preocupación de Jeroboam cuando él se volvió el rey de Israel era que su pueblo podría volver a Judá, al lugar donde estaba el templo.

 Así que, él se propuso una idea para impedir que esto pasara. Él hizo dos terneros dorados en Bet-el y Dan y le ordenó a su pueblo que se les rindiera culto. 1 Reyes 12:28 dicen, “Y habiendo tenido consejo, hizo el rey dos becerros de oro.” Uno que puso en Bet-el, y el otro en Dan y les dijo a su pueblo que les rindieran culto, a pesar de que haciendo esto estaban cometiendo un pecado terrible. Él arbitrariamente designó sacerdotes para dirigir el culto.

“Con todo esto, no se apartó Jeroboam de su mal camino, sino que volvió a hacer sacerdotes de los lugares altos de entre el pueblo, y a quien quería lo consagraba para que fuese de los sacerdotes de los lugares altos” (1 Reyes 13:33). Ése es el origen de la herejía.

Aun ahora, los herejes conceden el sacerdocio a cualquiera que se ofrece para hacer el trabajo de Dios. Cualquiera que se gradúa de un seminario teológico puede volverse un ministro, un evangelista, un misionero y más, aun cuando él no haya nacido de nuevo del agua y del Espíritu.

¿Cómo puede alguien que no ha nacido de nuevo llegar a ser un ministro? Si una persona es designada como sacerdote, la iglesia que lo elige se convierte en una fábrica de producción de herejes.

 Pensemos de nuevo sobre el origen de la herejía. Primero, Jeroboam sustituyó los terneros dorados por Dios para mantener su poder político. Segundo, él consagró a cualquiera que se ofreció para hacerse sacerdote. En otros términos, él consagró a personas ordinarias como sacerdotes. Y la misma cosa se hace estos días.

 La historia de la herejía continuó del mismo modo después del tiempo de Jeroboam. A aquéllos que no nacen de nuevo de agua y del Espíritu nunca debe permitírseles el hacerse sacerdotes. ¿Puede cualquiera que sólo se ha graduado de un seminario teológico ser un ministro o un evangelista? ¿Está bien para ellos servir a Dios a pesar del hecho de que no han sido aceptados por Dios? Nunca. Sólo a aquéllos que han sido reconocidos por Dios se les debe permitir hacerse Sus siervos. Ésos que son reconocidos por Dios son aquéllos que nacen de nuevo de agua y del Espíritu.

 Se registra en 1 Reyes 12:25-26 y 1 Reyes capítulo 13 que el pecado de Jeroboam provocó la ira de Dios. Todos deberíamos conocer esta historia, y si a alguien no le es familiar, debe regresar a la Biblia y averiguar.

Piensa de nuevo si Tú estás sustituyendo los terneros dorados por Dios en tu ministerio. ¿En cualquier oportunidad, pones énfasis en las bendiciones terrenales para que tus seguidores no puedan volver al evangelio del nuevo nacimiento de agua y del Espíritu?

 ¿Tú les dices a tus seguidores que ellos pueden curarse de la enfermedad si ellos creen en Jesús? ¿Tú les dices que ellos serán bendecidos en sus propiedades? ¿Tú propones a aquéllos que no son nacidos de nuevo para ser ministros o parte del staff de la membresía de tu iglesia y clamas que tu denominación es la única ortodoxa? Entonces Tú estás cometiendo el pecado de Jeroboam ante Dios y provocando Su ira.

 LOS HEREJES LE RINDEN CULTO AL DIOS DE LOS CARNEROS DE ORO

 Incluso hoy, hay muchos herejes que rinden culto a los carneros de oro. Ellos dicen que Dios bendijo a Salomón cuando él ofreció mil ofrendas quemadas a Dios.1 Reyes 3:3-5 dice, “Mas Salomón amó a Jehová, andando en los estatutos de su padre David; solamente sacrificaba y quemaba incienso en los lugares altos. 4E iba el rey a Gabaón, porque aquél era el lugar alto principal, y sacrificaba allí; mil holocaustos sacrificaba Salomón sobre aquel altar. 5Y se le apareció Jehová a Salomón en Gabaón una noche en sueños, y le dijo Dios: Pide lo que quieras que yo te dé.’”

 Ellos estafan dinero a sus seguidores bajo la promesa fraudulenta de “las mil ofrendas quemadas de Salomón.” A esos tontos seguidores les roba su dinero. Y aquéllos que rinden culto a los carneros de oro como su dios se privan de su dinero, mismo que se use como contribución para construir a los tremendos edificios de la iglesia. No es porque sus iglesias sean demasiado pequeñas, sino porque ellos le quieren arrancar el dinero de sus seguidores.

Poner los carneros de oro en sus congregaciones para rendirles culto era sólo la excusa de los herejes para arrancarles el dinero a sus seguidores. Nosotros, los que creemos en Dios nunca se nos debe tomar como tontos. Si Tú ofreces tu dinero en el culto de los carneros de oro, no lo ofreces a Dios, sino que termina en los bolsillos de falsos sacerdotes que están llenos de codicia como Jeroboam. Tú nunca deberías caer en las trampas de tales herejes.

 ¿Entonces por qué Dios se agradó con las mil ofrendas quemadas de Salomón? Porque Salomón conocía sus propios pecados, reconoció que él tenía que morir por ellos y ofreció los sacrificios de acuerdo con la fe. Él ofreció mil ofrendas quemadas en gratitud por la salvación de Dios. Salomón ofreció mil ofrendas quemadas cada día, pensando en la redención del agua y del Espíritu.

Ahora, Tú debes recordar el verdadero significado de la herejía para que nunca seas engañado por los falsos sacerdotes.

 ESOS QUE MINISTRAN SIN HABER NACIDO DE NUEVO SON HEREJES

¿Qué es los que dicen los herejes acerca del Nuevo nacimiento? 

Ellos dicen que han nacido de Nuevo por visiones, sueños, y varios tipos de experiencias espirituales 

Existen aquéllos que enseñan a otros el nuevo nacimiento cuando ellos mismos no han renacido en la fe. Ellos son todos unos herejes. Ellos hablan a otros del nuevo nacimiento cuando ellos son incapaces de renacer porque ellos no conocen sobre el evangelio del agua y del Espíritu. Nosotros sólo podemos reír.

Los falsos sacerdotes predican un evangelio falso, torciendo el evangelio del agua y del Espíritu. Ellos les dicen a las personas que laven sus propios pecados cada día.

 Ellos dicen, “Ve y ora en las montañas, ayuna, conságrate a ti mismo al trabajo de Dios, ora al romper de alba, sé obediente, ofrenda mucho dinero para construir iglesias, pero Tú debes cuidar de tus propios pecados.”

 Una vez, yo oí a alguien testificando que él nació de nuevo. Él dijo que en un sueño, él estaba de pie en una línea y cuando él dio un giro, Jesús le llamó por su nombre. Él dijo que ese era el testimonio de su nuevo nacimiento. ¿Pero su convicción es correcta? Jesús no dijo eso.

En Juan 3, Él dice, “A menos que uno naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.” Dios dice que sólo aquéllos que nacen de nuevo de agua y del Espíritu pueden llegar a ser verdaderos sacerdotes. Cualquiera que cree que nace de sueños, fantasías, éxtasis espirituales, u oraciones de arrepentimiento es un hereje.

 Estos días muchas personas no creen en la palabra escrita de Dios y levantan sus doctrinas sectarias en lugar del nuevo nacimiento de agua y del Espíritu. Ésos que se niegan a predicar el evangelio del nuevo nacimiento de agua y del Espíritu son Seudo-Cristianos y herejes. 

MCVN.

 

REGRESAR AL ÍNDICE